Iglesia San Giorgio in Braida

Iglesia San Giorgio in Braida

Iglesia San Giorgio in Braida

En tu visita en la hermosa Verona en el norte de Italia no puedes perderte el hacer el recorrido por las numerosas iglesias que están distribuidas alrededor de la ciudad y que cada una guarda una memoria histórica y artística que desea compartir con cada turista.

Una de estas iglesias es la de San Giorgio in Braida, una iglesia católico romana que es un verdadero museo y que atrae mucho la atención de los visitantes por su impresionante cúpula verde que es lo primero que te cautivará cuando la veas.

Historia de la Iglesia

Historia de la Iglesia

Esta edificación fue fundada en el año de 1046 cuando el decano de la Catedral de Verona encargó la construcción de un monasterio para los Benedictinos afuera de la ciudad, en el suburbio de Braida.

La construcción fue completada para el año de 1051, y para el año de 1121 ya contaba con una iglesia. Sin embargo, en el año de 1127 fueron expulsados los monjes y a partir de allí fue transferida a varias órdenes, hasta que en el año de 1441 fue dada la congregación de San Giorgio in Alga, que es el motivo porque el que recibe su nombre.

Desde esa fecha, fue renovada su apariencia externa completamente hasta obtener un estilo renacentista que prevalece hasta la actualidad. En el siglo XVI el monasterio fue vendido en una subasta hasta ser adquirido por las monjas de Santa María di Reggio que la administraron hasta el año 1806.

Posteriormente, la iglesia San Giorgio se convirtió en un oratorio subsidiario de Santo Stefano, y finalmente adquirió la dignidad de parroquia en el año 1874. Actualmente recibe muchas visitas de turistas que quedan impresionados con su increíble aspecto renacentista.

Exterior de la Iglesia

Exterior de la Iglesia

Al llegar a la Iglesia San Giorgio in Braida  lo primero que te impactará será el gran domo de Sanmicheli construido en 1540, que fue edificado después de cortar la torre romana de toba, al lado de la iglesia, y que domina el ambiente renacentista de la edificación.

La fachada, hecha con mármol blanco con dos hileras de pilares que tienen nichos que exponen estatuas de dos santos: San Jorge y San Lorenzo Giustiniani.

El campanario, que fue construido en el siglo XII, es lo único que se conserva del monasterio que fue construido en el siglo XI, por lo que es una verdadera pieza de antigüedad que puedes admirar en el exterior.

Puedes leer mas sobre el tema en: Conoce las iglesias de Verona

En el año de 1776 se incluyen las campanas al campanario, que son fundidas afinadas en sol mayor, y son sobre las que se desarrolla el bien conocido arte del campaneo veronés tan popular en la ciudad italiana.

Interior y obras

Interior y obras

El interior de la Iglesia fue renovado en el siglo XVI, y se compone por una sola nave que tiene capillas que datan de mediados del año 1600 a los lados, donde se puede apreciar el arte que contienen y que está muy bien preservado.

Las obras que están contenidas en esta iglesia son de gran calidad y valor, por lo que han sido muy bien conservadas. Muchos turistas coinciden en que las obras que están exhibidas en esta iglesia hacen que sea un excelente motivo para su visita.

Por encima de la puerta principal está la obra “el Bautismo de Cristo” de Jacopo Tintoretto que es una de las pinturas más apreciadas. También se pueden apreciar obras de grandes artistas como Domenico y Felice Brusasorci, Bernardino India, Giovan Francesco y Francesco Caroto, Paolo Farinati’s y Moretto da Brescia.

Pero sin duda alguna, la obra que más atrae la atención de los visitantes es el famoso “Martirio de San Jorge” de Paolo Veronese que es una verdadera obra maestra y se encuentra en el ábside de la iglesia. En ella se puede apreciar la persecución a los cristianos ordenada por Diocleciano.

Este es el mejor trabajo de arte y el más preciado de Veronese, que se encuentra preservado en Verona en esta hermosa iglesia, y que es la principal atracción de los turistas que aprecian el arte.

En la capilla lateral podrás observar dos hermosas obras gigantescas en las que están representados los milagros de la multiplicación de los panes y los peces, y la salida de los hebreos de Egipto liderados por Moisés.

Visitas

Visitas

Muchos turistas coinciden en que la Iglesia San Giorgio in Braida  es una visita imperdible cuando acudas a Verona, lo único es que el horario de visita es un poco restringido por lo que debes planificar mucho para que puedas conseguirla abierta.

Los turistas solo pueden ingresar en las horas de misa, que son publicadas de acuerdo al horario de las celebraciones litúrgicas del lugar. Sin embargo, es posible conseguir una guía con los horarios de todas las iglesias de la ciudad en cualquiera de los agentes turísticos para que puedas planificarte con anticipación.

Mira nuestro artículo sobre: Museo Arqueológico de Verona

La dirección exacta de este bello edificio antiguo es Piazzetta San Giorgio 7, y es muy fácil de encontrar ya que su domo se verá brillante desde la distancia por su lindo color verde y su estructura tan imponente.

Entrada

Entrada

La entrada para la Iglesia San Giorgio in Braida  es totalmente gratuita para todo el público que quiera acudir a recorrer su maravilloso interior y así quedar deslumbrado con las obras que son expuestas en su interior.

Como es una edificación histórica que está abierta al público en el horario de visita indicado, puede beneficiarse de los pequeños donativos que puedan hacer los turistas, por lo que siempre es aconsejable que podamos colaborar para mantener este hermoso sitio medieval a la disposición de las personas que quieran acudir allí.

Información de interés

Como la Iglesia San Giorgio in Braida  tiene una ubicación privilegiada al lado del rio Adige, lo cual hace que incremente su belleza y que puedas tomar unas increíbles fotos panorámicas que seguro vas a atesorar.

Para poder llegar a esta hermosa edificación renacentista solo deberás cruzar el Ponte Garibaldi e inmediatamente estarás en una parte mucho más tranquila de la ciudad y con más naturaleza, con poca afluencia de turistas.

En la parte de afuera de la iglesia estan algunos asientos desde donde podrás apreciar una vista hermosa del río, donde podrás sentarte a disfrutar de un momento de paz y tranquilidad, y podrás tomarte muchas fotos.

La vista junto al río es uno de los atractivos más impactantes de este lugar histórico, por lo que tienes que llevar tu cámara panorámica contigo para que puedas tomar unas fotos increíbles. Puedes quedarte admirando el paisaje que presenta esta hermosa iglesia renacentista y llevarte un bonito recuerdo en tu memoria.

Si te gusto lo que leiste te recomendamos también: Mejores lugares para comer en Verona

Otra de las curiosidades que comprende esta iglesia es que forma parte de un recorrido turístico denominado “Verona pequeña Jerusalén” que consiste en el recorrido de 7 iglesias de la ciudad en forma de peregrinación, donde te otorgarán un pequeño cuaderno que te sellarán en cada sitio que visites.

Deja un comentario