Iglesia San Fermo

Iglesia San Fermo

Iglesia San Fermo

Una de las edificaciones históricas que debes visitar obligatoriamente en tu viaje turístico a la ciudad de Verona es la Iglesia San Fermo, que es una de las más hermosas y como está situada en el centro de Verona cerca del río Adige será muy sencilla de ubicar en tu recorrido.

Historia

Historia

La Iglesia de San Fermo está ubicada a orillas del rio Adige, fuera de porta Leoni romano. Fue edificada entre los siglos V y VI en honor a los santos Fermo y Rustico que fueron torturados hasta la muerte en el siglo IV en ese mismo lugar.

Entre los años 755 y 759 d.C. fueron recuperados los restos mortales de los dos mártires por parte del obispo de Verona, y luego fueron colocados en esta iglesia paleo-cristiana en una “confesión” que es un lugar específico en el que la gente le rinde el merecido homenaje a los mártires que han confesado su fe en Jesucristo.

Luego, entre los años 1065 y 1143, la iglesia fue derribada por los monjes benedictinos y tomaron la decisión de conservar los restos traídos a ese lugar en una iglesia de estilo románico que tuviera dos niveles. En la parte inferior guardarían las reliquias, y la parte superior sería utilizada para los servicios religiosos.

En el siglo XII la iglesia fue entregada a los franciscanos, que hicieron obras de reconstrucción en la parte superior hasta su forma actual, y esos trabajos finalizaron en 1350. A medida que avanzaban los años se añadieron capillas, altares y monumentos sepulcrales.

El sarcófago con los restos mortales de los mártires, que se encontraba en la parte inferior de la iglesia, se trasladó a la parte superior al altar mayor en el siglo XVIII, con el fin de protegerlo de las inundaciones del río. Los franciscanos abandonaron la iglesia en el siglo XIX y la iglesia pasó a convertirse en una parroquia.

Exterior y fachada

Exterior y fachada

La historia de San Fermo ha sido un testimonio extraordinario a través de los siglos, y la historia de ambos santos se cuenta en los bajorrelieves de bronce que decoran el portal que fue realizado por Luciano Minguzzi.

Tenemos una lectura ideal esperando por ti en: Museo Arqueológico de Verona

El aspecto más sobrecogedor de esta hermosa iglesia es su fachada, e impresiona por sus dimensiones. En la parte exterior puedes observar el portal con los arcos a los lados y el área afuera del ábside que tiene una apariencia muy hermosa.

Interior de la iglesia

Interior de la iglesia

Uno de los mejores aspectos de visitar la Iglesia San Fermo es que prácticamente podrás visitar dos iglesias en una, ya que tiene dos ambientes, la parte inferior que es la más antigua, más acogedora y sencilla, y la parte superior que es absolutamente sorprendente por sus frescos y por su impresionante techo de madera.

La parte superior, que fue la que tuvo modificaciones por parte de los franciscanos, revela un estilo gótico, mientras que la parte inferior es claramente de estilo románico, por lo que disfrutarás mucho apreciando los contrastes que ofrece esta hermosa edificación histórica.

En definitiva, es una iglesia que debes visitar y que no te puedes perder porque contiene en su interior más de 1700 años de historia, arte y fe que son muy importantes para la religión cristiana.

Parte superior

Puedes ingresar a la parte superior utilizando cualquiera de las dos entradas que están disponibles. Una está ubicada al frente y la otra a uno de los lados, ambas en la parte superior de dos escaleras largas.

Una vez que entras a la iglesia superior podrás observar una sola nave en forma de cruz latina, la cual finaliza en cinco ábsides y se distingue por la variedad y cantidad de capillas que están ubicadas en los lados.

El aspecto más notable de esta iglesia es el techo de madera que es absolutamente impresionante, y que fue construido por los Franciscanos en el año 1314.

Al entrar podrás observar inmediatamente a la izquierda el que es considerado como el trabajo más famoso de la Iglesia San Fermo, “el mausoleo de la familia Brenzoni”. Estarás observando la primera creación de Antonio Pisano conocido como “Pisanello”, firmada por el artista, y que tiene su origen en el año 1426.

Al recorrer la parte superior podrás encontrar numerosos frescos de los siglos XIV y XV, de artistas famosos como Turone, Stefano y Liberale da Verona, Torbido y F. Caroto. Entre las piezas de decoración más importantes añadidas por los franciscanos destacan el arco triunfal y el ábside.

Comprueba nuestro artículo sobre: Historia de la Ciudad de Verona

Parte inferior

La parte inferior de la Iglesia San Fermo es muy particular debido a que está dividida en cuatro naves y están enmarcadas por tres ábsides, que pueden ser vistos desde afuera gracias a los trabajos de demolición de principios del siglo XX que le hicieron a las casas aledañas a la edificación.

Esta parte es una verdadera joya de antigüedad, ya que del plan original de los benedictinos todavía se conservan en la actualidad las cuatro naves y algunas de las escaleras y ventanas, así como algunas decoraciones que se encuentran entre las más antiguas que se conservan en toda la construcción.

En el área del presbiterio podrás apreciar una decoración delicada basada en un motivo de plantas, y en el fondo podrás ver un expresivo crucifijo hecho de madera cuyo origen es del siglo XV.

Uno de los aspectos más interesantes de la iglesia inferior es que conserva más de 70 frescos, que en su mayoría son imágenes votivas pintadas en las columnas. Entre las más antiguas destacan “el bautismo de Cristo” y “la Virgen amamantando al niño Jesús con Santa Elena” que son de un artista anónimo del siglo XII.

No te pierdas en el interior el observar entre los pasillos de la iglesia inferior algunas partes de la iglesia paleo-cristiana así como los restos de la “confesión” del presbiterio que data del siglo VIII. Están expuestos desde el 2004 para que los visitantes puedan apreciarlos ya que tienen un gran valor histórico por su antigüedad.

Horarios de visita

Horarios de visita

La hermosa Iglesia de San Fermo tiene diferentes horarios que dependen del mes en el cual se visite la ciudad. Si viajas entre marzo y octubre podrás visitar la iglesia desde las 10:00 hasta las 18:00 los días laborables, mientras que los domingos y feriados religiosos estará abierta desde las 12:30 hasta las 18:00.

Si en cambio estás en la ciudad entre los meses noviembre a febrero, podrás visitar la iglesia los días laborables desde las 10:00 hasta las 13:00 y luego desde las 13:30 hasta las 17:00, y los domingos y días laborables desde las 12:30 hasta las 17:00.

Las visitas turísticas no están permitidas en las horas cuando se estén realizando las misas, que son de lunes a viernes a las 8:30, los sábados a las 18:15, y los domingos y feriados religiosos a las 9:30, 11:00 y 18:15.

No te olvides de leer también: Barrios y calles de Verona

Entradas

Entradas

Para poder ingresar a la Iglesia San Fermo y admirar toda la belleza que está contenida en su interior deberás pagar una entrada que tiene un precio muy accesible de €3, y los niños de 0-11 años pueden entrar gratis.

También puedes adquirir la “Tarjeta de Verona” que tiene un precio de €20 y con la que podrás entrar a esta y otros sitios turísticos que se encuentran en la ciudad. Debes saber que esta tarjeta solo tiene validez por 24 horas. También puedes adquirir una que tenga una validez por 48 horas, pero esa tendrá un costo de €25.

Al pagar el precio de la entrada tienes derecho a una guía de audio, que está disponible en seis idiomas hasta agotarse su existencia. La entrada para las misas es gratuita, pero puedes considerar dejar un pequeño donativo que ayude a esta edificación a mantenerse abierta al público.

Información de utilidad

Es recomendable que tomes la audio guía que te entregan cuando compres la entrada para que puedas comprender un poco más acerca de la historia de esta hermosa edificación, que te servirá para entender el contexto de las obras que alberga y los tesoros de la iglesia.

Deja un comentario