La casa de Romeo

la casa de romeo

Aunque la mayoría de los visitantes que arriban la ciudad de Verona en Italia buscan estar en la casa de la inmortal protagonista de Shakespeare, Julieta. Hay quienes se interesan por ir un poco más allá de la historia que todos conocen desde que eran tan solo unos niños en la escuela.

Y cuando se habla de ir un poco más profundo no se trata de conocer si en realidad fue autentica y real la historia, sino de conocer mejor algunos de los personajes de ésta pieza literaria, como Romeo, por ejemplo.

¡Bien! algunos tendrán el privilegio de conocer un poco de ésta trágica historia, saber que transcurre en un periodo de cinco días de verano, y narra el amor imposible y dramático desenlace de dos jóvenes.

Ambos pertenecientes a dos familias rivales, entre las que se da una duradera guerra. El balcón es una de las típicas representaciones gráficas de la escena donde Romeo le hace sus declaraciones de amor a su adorada Julieta, pero que, según argumentos históricos y literarios dicho elemento nunca existió en la historia escrita por Shakespeare.

Todos los viajeros y visitantes que tienen el privilegio de acercarse a Verona y revivir algunas de las escenas reflejadas en la obra literaria, sin lugar a dudas prefieren acercarse al mencionado balcón que no fue sino a finales del siglo XIX que este elemento fue añadido al edificio considerado como la casa de Julieta.

Pero de esos tantos apasionados hay quienes buscan conocer mejor la representación masculina de la historia, a Romeo.

Según los registros históricos es muy poco lo que se conoce sobre la casa de Romeo Montesco, pero al acercarse a lo que la tradición de la ciudad identifica como la casa de la familia Montesco, genera un poco más de incertidumbre.

El palacio de dicha familia se encuentra ubicado en un callejón en el casco histórico de Verona, bastante cerca de la tumba de los Scaligeri. Su apariencia se describe como rustica por el acabado en sus ladrillos y con ese estilo medieval que lo asocia a la época de la historia.

Actualmente el edificio es considerado zona privada por lo que el acceso a su interior se encuentra restringido. Pero no obstante desde la parte de afuera se detallan características que si lo identifican como monumento histórico ligado a la obra literaria de Shakespeare.

De acuerdo con la estructura que posee se describe como un elemento macizo de aspecto medieval del siglo XIII y que se encuentra rodeado por patios internos, dando por concluido que si se relaciona con las características de construcciones de la época.

Ademas de este tema tambien podria interesarte La tumba de Julieta

No es un palacio

no es un palacio

La casa de Romeo no es considerada un palacio, es en realidad un pequeño castillo con torre centinela y una muralla defensiva, que según la historia de Verona para los tiempos en que Shakespeare remonta la trama amorosa de Romeo y Julieta eran momentos de lucha entre güelfos y gibelinos por lo que algunas familias de condiciones económicas altas reforzaban la privacidad de sus casas.

Es por esta razón que la casa Romeo posee el aspecto que aún conserva y llama la atención de muchos turistas.

Es aquí donde entra Shakespeare y decide darle ese toque interesante a la tragedia literaria que lo inmortalizó al igual que sus personajes. Puesto que las circunstancia en las que vivían las familias en Verona le sirven de inspiración y lo añade a la obra generando aún más sentimentalismo e intriga al romance entre los dos jóvenes protagonistas.

Y es aquí donde radica el diseño defensivo que posee la casa de Romeo. Dato curioso es que hoy día la casa mantiene esa esencia de privacidad y seguridad, un edificio privado donde solo se puede observar desde una distancia considerable.

La mayoría de las personas que suelen acercarse bien sea a la casa de Julieta o la de Romeo expresan que el hecho de comercializar las estructuras a generado deterioro notable de ambas.

Las condiciones no son las mismas y ya las personas que se acercan al lugar no comparten el ideal de aprender o disfrutar de la historia que aun reflejan dichos lugares.

De esta manera, si deseas viajar a Italia la recomendación es la siguiente: no solo debes visitar Verona y tener la oportunidad de recrear cada escena vivida por los jóvenes amantes, en especial aquella que de manera transitoria y con el paso de los años decidieron agregarle, y no es más que la escena del balcón.

Aquella que sin lugar a duda ha robado suspiros y servido de inspiración hasta días presentes para que jóvenes enamorados declaren su amor.

Vive y siente al igual que Romeo ese amor puro y verdadero que por la rivalidad de ambas familias se hizo aun más fuerte, provocando de ésta manera inmortalizar el amorío que ambos decidieron vivir.

Comprueba nuestro artículo sobre Historia de la Ciudad de Verona

Una casa con muy poca historia

una casa con poca historia

Aunque la casa de Romeo Montesco sigue siendo un atractivo monumento para los turistas que visitan la romántica ciudad, pero aún así no deja de generar un tanto de incertidumbre por la poca información histórica que se tiene.

Verona es la ciudad en Italia donde se desenvuelve la romántica historia de dos jóvenes enamorados que deciden luchar por su amor a pesar de las circunstancias que albergan la relación. Ésta hermosa historia transcurre en un periodo de verano y que durante ese tiempo la familia de ambos mantenían una dura rivalidad.

Shakespeare jamás pensó que el amor que transmitió por medio de ésta pieza romántica daría lugar a un revuelo mundial en el ámbito literario. Actualmente en todos los rincones del mundo se ha oído hablar sobre el inagotable amor que sentían estos jóvenes, y no fue sino en ese balcón donde Romeo decide declararse y gritárselo a su amada a media noche.

Una de las razones para visitar Verona es conocer y recorrer la ruta de Shakespeare, conocer cada lugar que forma parte de la trágica, pero a su vez romántica historia de los dos jóvenes enamorados. De acuerdo con la ubicación de la casa de Julieta la morada de Romeo se encuentra  escasas calles de ella.

Por lo que de acuerdo con el recorrido es posible visitar ambas casas y llevarse consigo todo el amor que transmiten estos recintos a través de cada elemento histórico que en ellos se encuentra.

Aunque el pasar de los años ha generado desgaste en las condiciones estructurales de éstos monumentos, ambos han recibido por parte de la alcaldía de Verona el mantenimiento adecuado y en algunos casos la restauración de elementos arquitectónicos que son fundamentales para la exhibición llena de historia y amor que representan en la actualidad.

Deja un comentario