Museo Cristóbal Balenciaga

Museo Cristóbal Balenciaga

Paris es indudablemente la capital de la moda, pero País Vasco es la comunidad autónoma de España que le hace justicia a uno de, los más grandes exponentes de la alta costura a nivel global., Un gran maestro para las formas de modas que hoy en día podemos encontrar paseándose en grandes vías y zonas comerciales de las capitales más costosas del mundo.

Museo Cristóbal Balenciaga

Roma, Paris, Londres, Montecarlo, todas tan chic, generosas y que tan solo caminarlas les da buen gusto y un prototipo diferente a lo que muchos conocemos como moda. ¿Quién pudo ser responsable de todo esto? La respuesta es un poco compleja de definir y recaer en una sola personalidad, ya que la moda es una industria donde muchos son los autores.

No te pierdas este artículo sobre Museo Cristóbal Balenciaga

Pero también entendemos, y si tú eres una aficionada o aficionado a este mundo, sabrás que aunque muchos hayan sido los autores de la moda y su forma de expresión para dar elegancia y buen porte a quien ostente estas prendas, poco s han sido tan notables y queridos como el gran Cristóbal Balenciaga.

Tan única ha sido la labor de este grande exponente de la alta costura que incluso ha llegado a vestir personalidades de alto renombre y representantes del cuerpo diplomático de naciones pequeñas como Mónaco, en el caso de la ya fallecida Princesa Grace Kelly.

En el corazón de un apasionado de la moda habita un espacio muy grande, uno especial para guardar el recuerdo de Cristóbal, pero esto ha traspasado a otra dimensión, ya no hablamos de emotividad, de un recuerdo, sino de una estructura que hace honor a su nombre, a su trabajo a su empeño por vestir bien, elegante, y de forma correcta para cada ocasione, pues Balenciaga era el modista más versátil que el mundo ha podido dejar conocer y hoy te queremos contar un poco de su historia, y claramente el enfoque va hacia su legado presente al museo.

Desde las tierras maravillosas de país vasco donde Balenciaga nace, hay una estructura que guarda su nombre, su obra y su trabajo, ese museo atrae a miles de visitantes cada año y es casi que un templo sagrado para todo aquel que quiera consagrarse como co-escritor de la moda y su forma de hacer historia.

El museo alberga muchas de las piezas que el mismo Balenciaga en un pasado diseño para personalidad, y que gracias a un aporte caritativo en honor a su nombre ahora reposan en ese museo aunque no de forma continua para preservar su estado más impoluto. ¡Acompáñanos un poco por la historia de este gran museo de honor a la moda!

¿Quién fue Cristóbal Balenciaga

¿Quién fue Cristóbal Balenciaga?

Balenciaga es el nombre por quien s ele conoce a este diseñador, el mismo es solo una versión más acortada de su verdadera identidad la cual es Cristóbal Balenciaga Eizaguirre. Nace en Getaria el 21 de enero de 1895 en el seno de una familia clásica de esas zonas de España, pues sus padres eran bastante humildes y acérrimos creyentes de la religión católica la cual domina España desde hace muchos años y aún se mantiene como las principales dentro del país.

Los padres de Cristóbal Balenciaga desempeñaban oficios bastante diferentes, pues su padre era un pescador, y su madre solo una costurera. Pero Balenciaga se vio más atraído al oficio de su madre, y rápidamente, desde muy temprana edad señalada en muchas de sus biografías, el entiendo que su fascinación por la costura era algo para lo que realmente había nacido para hacer.

La dominación de esta técnica para Balenciaga se vio rápidamente atribuida gracias a que una vez la VIII marquesa de casa torres se vio bastante conmovida en como un joven tan joven se apasionaba por el mundo de la costura y moda, y ella propuso para él un pequeño gran reto, que Balenciaga al momento de presentarlo, cambio su vida radicalmente.

Pues lo que la marquesa le había dicho al joven Balenciaga era que con un trozo de tela, el copiara el diseño de uno de sus vestidos favoritos, y este mismo no tardo en finalmente presentárselo y fue así como ella supo que Balenciaga realmente tenia talento y merecía una oportunidad, así que lo convirtió en “mecenas”

Un mecenas para la época era una especie de patrocinio que otorgaba la casa real para ciertos artistas, poetas, músicos y hasta modistas por desempeñar una labor admirable e implacable en su oficio, esto sirvió al joven Balenciaga a hacerse un nombre y rápidamente firma alianzas con las hermanas Lizaso y fundan justos una casa de modas para hacer las creaciones que más adelante se venderían por montones.

Pero una discusión, una desavenencia se presentó una vez con las hermanas, y aunque no se sabe muy bien porque esta discusión entre los dos socios que estaban dando de qué hablar no solo en España sino en el mundo entero, causo un quiebre y obligo a Balenciaga a que emprendiera el mismo proyecto pero esta vez estando solo.

No supuso un gran reto para Cristóbal, y claro que el camino no fue de auténticas rosas, el rápidamente pudo abrir una tienda para vender sus diseños, la primera ubicada en San Sebastián, un lugar muy cerca de donde Balenciaga había nacido. Esta tienda se le conoce como Eisa, y era un claro homenaje a su madre, pues era su apellido materno.

Las cosas parecían empezar a tomar su curso para Cristóbal Balenciaga, pero un suceso que marcaría un antes y un después para España tuvo que borrar sus proyecto y comenzar nuevamente en otras ciudades. La guerra civil española había reventado para el año  1936 y Balenciaga se vio obligado a abandonar su país y abrir su tienda en Paris, en la avenida George V para el año 1937

Para las fechas más modernas hoy se conoce la obra de Balenciaga como un modisto “Desafiante a lo establecido” el trajo un nuevo concepto a la moda, algo que jugara con la gravedad, con el espacio que fuera aun armonioso pero que también formara parte de otro plano, una nueva visión y perspectiva.

Sus diseños se ganaron el reconocimiento de talla mundial, y para lo inicios que tenía en aquel reto de la marquesa, se convertiría en un exponente recomendado para vestir a reyes de países como España, Inglaterra, Mónaco y celebridades de cine y televisión. La fama y el éxito y estabilidad que tanto Balenciaga quería lograr finalmente se estaban sentando en sus bases y armo el nombre del que hoy nos sentimos honrados para compartir en estas líneas.

Pero de la nada una noticia sorprende a todo el mundo, y es que la casa Balenciaga en Paris se ve obligado a cerrar sus puertas, este es un hecho que no conocían sus trabajadores, no habían rumores de que algo así iba a suceder pero con el tiempo se pudo conocer las razones por las que Balenciaga había tomado esta decisión, y es que los altos impuesto que para aquel momento dominaban Francia se comían a plenitud las ganancias, y además una fuerte política anti -estadounidense comandada por el general Charles de Gaulle, causo un rechazo de los estadounidenses para comprar productos diseñados en Francia.

Todo esto fue un golpe para Balenciaga, pero el termino volviendo a su natal Altea, y ahí paso buena parte de su vida pintando, recitando, comiendo y pasando el tiempo con sus ayudantes más queridos, y algunas veces solía volver a el oficio como en el caso de que la mismísima nieta de Franco, pidió hacer un vestido de boda para ella el cual Balenciaga acepto en realizar.

Pero ese mismo año en 1972, Balenciaga mientras estaba de paseo por los hermosos paraísos que la costa vasca ofrece sufrió un infarto al miocardio, el cual produjo su fallecimiento. La noticia rápidamente se corrió por todo el mundo, el gran Cristóbal Balenciaga, un exponente de la alta costura había bajado al sepulcro, pero su legado es ahora honrado en una casa museo en su nombre.

Museo en su nombre

Museo en su nombre

El maestro de Guetaria tiene su museo en la provincia de Guipúzcoa, ubicado en la comunidad autónoma de España conocida como País Vasco. Este museo tiene una historia interesante no solo por albergar las piezas y maniquíes para quinees fue confeccionado la pieza que en ellos se exhibe, sino que la estructura en si tiene un hecho relevante en la historia del modista, Balenciaga.

Ubicado en el palacio de Aldamar, quien para siglos pasados era la casa de residencia de la Marquesa que en un pasado coloco al maestro Balenciaga el reto de replicar la misma pieza que ella llevaban como muestra de su talento, años más tarde la misma residencia se convertiría en el lugar para hacer honra a sus piezas de creación, pues así lo cuentan los encargados de emprender a futuro el proyecto.

Escándalos

El museo pasó por varios proyectos y dentro de ellos algunos mal entendidos y escándalos que rayaron en los asuntos políticos. Sucede que para la construcción de los espacios, la vitrina y los demás artículos que se iban a exhibir se necesitaba de un proyecto arquitectónico basado en la finalidad, ya que el palacio tiene unas grandes vitrinas y las mismas cuentan con una gran cantidad de luz solar directa que se cuela por ellas.

Desde el punto de vista del confort todo esto puede resultar un buen ambiente, pero las piezas de vestidos y demás prendas confeccionadas por Balenciaga sufrirían los efectos de esta luz en plena exposición con el tiempo que tarden en ser exhibidas por lo que se necesita de una modificación acorde para evitar que las piezas, y por ende el propósito del museo no sufra con el tiempo.

Es por esta razón que las piezas que puedes encontrar en el museo no siempre estarán disponibles para que las veas cuando vuelvas, pues son frecuentemente movidas de sitio o inclusos guardadas, además el lugar tampoco cuenta con tanto espacio como para mostrar las piezas que el gran maestro de Guetaria confeccionaba apara sus clientes en todo el mundo, algunos tan notables como pertenecientes a políticos y la realeza misma.

Todo este asunto de la modificación de espacio y adaptabilidad para los propósitos, trajo un proyecto de modificación que en principio estaba a cargo de los arquitectos cubanos de nombre  Julián Argilagos y Rolando Paciel. Con el tiempo las homologaciones de estos mismos profesionales quedaron en entredicho y salieron a la luz pública que los mismos no contaban con el permiso necesario para ejercer en España por lo que se terminó echando el proyecto atrás y quedo en un problema legal con la ley española.

A todo esto se le puede sumar que la implicación del alcalde de la localidad también se vio envuelto en el escándalo. De momento el museo estaba contemplado para costar unos 6 millones de euros, pero al final salió en un aproximado de 20 millones de euros, por lo que el congreso termino revisando la obra y determino que estaba implicado en un caso de corrupción y termino por dejar al museo envuelto en un escándalo más, lo cual no pintaba nada bien para la memoria del modista.

Inauguración y donaciones

Finalmente para el 7 de junio del año 2011 el museo fue inaugurado y en ese mismo momento las piezas con la que contaba el museo procedían de una gran lista de donaciones que en tiempo pasado eran excelentes clientes de Balenciaga, entre ellos  Rachel L. Mellon, esposa del magnate bancario estadounidense Paul Mellon, quien da al museo alrededor de unas 600 piezas del mismo Balenciaga.

Cuando el museo es inaugurado toda la provincia se viste de gala y se acerca para dar inicio a una nueva atracción y un proyecto que honraba a alguien tan importante para el mundo de la moda no solo para los estándares europeos, sino de todo el mundo, pues Balenciaga era reconocido en caso cualquier parte del mundo por su notable labor y carácter y decisión para implantar un estilo que hasta el día de hoy es puesto en práctica y recordado por las grandes casas de moda.

Las personalidades que se acercaron para la inauguración del museo Balenciaga fueron de gran renombre entre las cuales podemos resaltar  la Reina Sofía, el veterano diseñador Givenchy, diseñadores españoles de varias generaciones, y damas que lucieron diseños de Balenciaga, como Carmen Martínez-Bordiú. Sin lugar a duda fue un día de derroche y glamour.

Para el año 2011 más donaciones arriban al museo de Balenciaga, el mismo ya contaba con más renombre y más personas que en un pasado eran acérrimos clientes del este reconocido modista, y se dan a la tarea de contribuir con el museo y así honrar su memoria, a esto le podemos atribuir personalidades como: Hubert de Givenchy, discípulo del maestro de Guetaria, y por herederos de antiguas clientas como Sonsoles de Icaza o Grace Kelly.

Actualmente podemos atribuir que el museo cuenta con unas 1200 piezas comprobadas, pero de las cuales no todas son exhibidas para poder preservar su estado y además por razones de espacio las mismas son trasladad a otros espacios para contribuir al no hacinamiento del museo ubicado en Guipúzcoa.

Puede que te interese también Zaraut

¿Cómo llegar al museo y cuál es su tarifa de entrada

¿Cómo llegar al museo y cuál es su tarifa de entrada?

Seguramente mueres por conocer este pedazo importante que tanto enorgullece a País vasco y a los seguidores por la moda y el buen gusto para vestir. Es sencillo y para eso hemos preparado un guía simple de que camino puedes tomar para dirigirte a una de las mejores atracciones que tiene esta localidad en ofrecer tanto para sus locales como turistas. ¿Maletas listas? Empaca lo mejor, porque el museo de Balenciaga antepone mucho y quedaras boquiabierto.

La dirección exacta para llegar hasta el museo es en el palacio de: Aldamar Parkea,6.  20808 Getaria-Gipuzkoa. Pero evidentemente no encontraras una ruta que te lleve directo desde donde estas hasta el museo, aunque no sería para nada mala idea, las rutas de transporte publico están trazadas en necesidades diferentes y generales. Echa un vistazo a la ruta desde cada medio de transporte

Autobús: Es necesario que primero te preocupes en llegar hasta San Sebastián, también conocido como Donostia. Ahí debes tomar la ruta de autobús Lurraldebus– Línea UK 10. No Tendrás problemas en encontrarla ya que es una de las más famosas y mayormente está llena de pasajeros que van al museo igual que tú.

Tren: La ruta en tren es similar a la que tomaras en bus, pues las mismas son complementaria. Debes llegar primero a la estación del norte en San Sebastián, y de ahí un bus hasta Zaraut, y luego otro bus que sea de la ruta anteriormente especificada para llegar finalmente al museo.

Precios

Actualmente el museo se encuentra abierto para el disfrute de locales y turistas, y en pleno cumplimento a las normas de bioseguridad para evitar el coronavirus y un contagio mayor. El costo varía según la edad y precedencia de la persona pero en líneas generales van desde 10 euros (jóvenes hasta 18 años, jubilados y pensionistas, estudiantes, profesores, desempleados y Getariarras), 7 euros para los  amigos Cristóbal Balenciaga Museo, los niños hasta 9 años.  Y finalmente para los miembros del ICOM, es totalmente gratis.

Esperamos que tu visita al museo sea más que satisfactoria y aprendas e inspires si tu sueño es ser un gran diseñador como lo fue el maestro Cristóbal. La recomendación es que nos cuentes tu experiencia y no olvides compartir estos artículos para tus colegas. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario