Potes

Hay quien piensa que una zona turística debe ser un punto de visita cien por ciento moderno, con instalaciones lujosas, hoteles de cinco estrellas, playas privadas, discotecas y demás centros de entretenimiento, como centros comerciales con tiendas de marca o salas de cine. Sin embargo, también hay ocasiones en las que un municipio pequeño, con una cantidad bastante limitada de habitantes, se convierte en un lugar paradisíaco para algunos.

Ese es el caso de Potes, una localidad de la Cantabria autónoma, que aunque no posee muchos de los lujos que se cabría esperar de un espacio tan visitado, sí que nos entrega diversas maravillas rurales y naturales, fusionadas con otras de carácter más moderno. Aquí se pueden encontrar desde paisajes espectaculares hasta actividades de turismo activo a gran escala, un parque nacional y diversos centros culturales donde divertirnos y aprender.

Si quieres más información mira Senda mitológica del monte Hozarco

Sin duda alguna, para quienes buscan un lugar tranquilo pero con una inmensa variedad de opciones de entretenimiento, con posadas de época y una gastronomía típica exquisita, esta comarca se presenta como un espacio bastante placentero. Para probarlo y no quedarnos sin conocer las razones por las que debemos visitarlo, presentamos algunas de las atracciones, patrimonios y actividades que podemos encontrar aquí.

Sobre este pintoresco municipio y su historia

Hay que decir que se trata de un lugar con vestigios de la antigüedad, donde los historiadores han encontrado pruebas de que debió estar poblado en la prehistoria, para luego pertenecer al imperio romano. Aunque nada de esto queda entre las señales de su infraestructura, es verdad que aún existen algunos pequeños monumentos arquitectónicos que datan de unos siglos de antigüedad dentro de su patrimonio.

Mencionado por primera vez en el año 947, este municipio fue gobernado durante siglos por el ducado, hasta que en 1351 pasó a manos de dos Tello, el hijo de Alfonso XI, quien habitó la ahora conocida Torre del infantado. Otras edificaciones como la Torre de Orejón de la Llama y el puente de San Cayetano son muestras del curso de los años de Potes desde la Edad media y que aún sobreviven a día de hoy.

Lo más característico es que Potes fue afectado por un incendio durante la Guerra Civil, en el año 1937, que destruyo casi la totalidad de su casco histórico, construido al estilo del carlismo en aquella épica, para luego ser reconstruido siguiendo los criterios de restauración del franquismo que se pueden ver hoy. Aun así, su casco antiguo es considerado in Bien de Interés Cultura de la comunidad autóctona española de Cantabria desde 1983.

Cómo llegar a la capital de la comarca de Liébana

Existen tantas rutas de entrada como opciones de viaje podemos encontrar, por ejemplo, si vamos en busca de un vuelo que nos deje cerca de este maravilloso municipio, podemos tomar un avión hacia el aeropuerto de Santander desde cualquier parte de España. Del mismo modo, está la opción de viajar por tren, en la que llegarás hasta la estación ferroviaria de Reinosa a menos de 42 kilómetros del municipio.

Sea cual sea el caso, desde ambas localidades puedes tomar un autobús que cubra las rutas de la zona norte de Cantabria, que te llevarán hasta Potes en cuestión de minutos a través de la autopista A-8 que comunica ambas ciudades con Potes. Si viajas en vehículo particular, sea propio o alquilado, pueden tomar la misma vía A-8 o acceder por la autopista N-621, que te llevará a través del hermoso Desfiladero de la Hermenida.

Cuando pensamos en vacacionar o viajar por placer, muchas veces no lo hacemos por el simple hecho de divertirnos, bailar, viajar o salir de la rutina, sino que de acuerdo a nuestros gustos, buscamos la historia y la cultura local como centro de nuestra mayor atención. Incluso si este no es el caso, nunca está demás interesarnos un poco por dichas cuestiones, pues son prueba de la riqueza y las maravillas de este municipio.

No solo se trata de puntos físicos para visitar, como castilletes, museos, plazas o edificios de carácter religioso, sino de lo que significan cada uno de estos lugares, su historia y su representación dentro del pueblo tan pintoresco de Potes. Por ejemplo, aquellos que destacan por ser parte de una celebración o festividad, tanto como la fecha en sí misma o las actividades que se realizan en dicha ocasión.

Lo mismo ocurre cuando nos enfocamos en el pasado del pueblo, las vivencias y las pruebas que han dejado en el presente, para conocer su historia, su cultura o entregarnos algunos placeres durante nuestra estadía. Incluso hay quienes prefieren los viajes un poco más deportivos, con senderismo o ciclismo en las rutas de las que hablaremos más adelante, del mismo modo que otros buscan de la espiritualidad de la infraestructura o el peregrinaje.

Puede que te interese también ISLA (Cantabria)

Las festividades de la localidad

Aunque cualquier momento es bueno para salir de vacaciones, siempre que esto no interrumpa el trabajo, los negocios u otras empresas de nuestra vida cotidiana, los viajeros más experimentados aseguran que un hay mejor ocasión que durante alguna celebración especial. Hay fechas específicas en las que, de acuerdo al calendario, se puede encontrar toda clase de diversiones, incluso aunque la celebración sea de carácter cultural o espiritual.

  • 2 de mayo: procesión de La Santuca, patrona de Liébana; desde Aniezo baja a Santo Toribio en una de las procesiones más largas de la geografía española.
  • 2 de julio: fiesta de La Virgen de la Salud en los puertos de Áliva. Declarada de Interés Turístico Regional.
  • 15 de agosto: Nuestra Señora de Valmayor en Potes.
  • Primer domingo de agosto: fiesta del Sagrado Corazón en el pico San Carlos.
  • Último domingo de agosto: fiesta de San Tirso en Ojedo.
  • 8 de septiembre: la Virgen de la Luz, en su ermita de Peña Sagra.
  • 14 de septiembre: las fiestas de La Cruz en Potes.
  • 2 de noviembre: feria de Todos los Santos en Potes.

Su patrimonio cultural

Una gran cantidad de estos puntos de infraestructura se encuentran en el centro del poblado, más específicamente alrededor del casco histórico y los barrios antiguos, donde podemos encontrar edificios que son prueba de la arquitectura del pasado europeo, con algunos de varios siglos de antigüedad. Para los viajeros espirituales, aquí se centran una serie de edificios cuya visita no deben dejar pasar. Entre ellos:

  • Iglesia de Santa María de Lebeña.
  • El monasterio de Santo Toribio de Liébana.
  • Ermita de la Virgen del Camino.
  • Ermita de San Cayetano.
  • Ermita de la Virgen de Valmayor.

Sin embargo, muchos están de acuerdo en que el más importante de todos, por lo que representa su construcción, es la iglesia de San Vicente, con categoría de monumento, que es prácticamente la razón por la que muchos turistas visitan esta localidad. Actual se presenta como un centro de estudios lebaniegos donde se realizan una gran variedad de actos culturales y exposiciones, como danza, teatro, música y demás.

A las afueras de los barrios donde habitan los locales, podemos encontrar la increíble torre del Infantado y su museo de exhibición, considerada por muchos un punto de encuentro infaltable, aunque ya detallaremos más adelante su funcionamiento. En sus alrededores, junto al paseo fluvial del rio Deva y en muchas otras áreas naturales, podemos encontrar miradores estratégicos desde los que admirar el paisaje, especialmente en zonas de gran altura.

Además del casco antiguo del centro del pueblo, el municipio cuenta con otro espacio similar, conocido como la Villa de Potes, en la que podremos maravillarnos con la confrontación entre la arquitectura del pasado y los servicios más modernos para los turistas. Aquí se encuentran muchos de los bares, restaurantes, posadas, hoteles y centros de entretenimiento que veremos más adelante.

Para los visitantes más espirituales, debemos saber que este es uno de los municipios por los que pasa la Ruta Lebaniega, que enlaza el Camino de Santiago de la costa con el Camino Francés, por donde pasan los peregrinos y donde algunos suelen detenerse a tomar un descanso. Por último está el pueblo de Mogrovejo y su mercado tradicional, donde se puede encontrar desde alimentos hasta chucherías y recuerdos, entre todo tipo de insumos.

Gastronomía y hospedaje en Potes

Sin importar el lugar donde nos encontremos, ya sea por motivos vacacionales, viajes de negocios o de visita, siempre debemos tener en cuenta dos cosas para cubrir entre nuestras necesidades básicas: comida y alojamiento. Aun así, esto no tiene por qué ser una simple obligación, si en el proceso nos topamos con que estas acciones pueden convertirse en una parte increíble de nuestro viaje, por su variedad o las comodidades que podemos adquirir.

Tratándose de un pueblo bastante pequeño, con no más de dos mil habitantes o locales de la zona, cualquiera pensaría que no abundan los puntos de hospedaje o los establecimientos culinarios, pero el gran crecimiento turístico de la zona habla por sí mismo. Desde platillos locales hasta de carácter internacional, además de posadas pintorescas y bastante llamativas, aquí veremos algunas de las recomendaciones más destacadas para visitar.

No dejes de leer sobre las Aguas termales al lado del balneario

Comida típica, bares y restaurantes

En cuanto a las muestras culinarias, además de comida común y platillos fuertes con carnes, pescado y todo tipo de ensaladas, se pueden consumir algunos platillos tradicionales de entradas como los Quesucos de Liébana (bandeja con una variedad de quesos de leche de res, oveja y cabra), los Embutidos de Liébana (elaborados con carne de ciervo y jabalí) y el Queso Picón (queso azul preparado de forma artesanal).

En cuanto al postre, nos ofrecen el Canónigo, una base de natilla coronada con un suflé delicioso de merengue horneado, junto a una bebida llamada Té del puerto, posiblemente la más tradicional de todo Liébana, hecho con hojas recolectadas en los puertos e de montaña, populares por sus usos medicinales, a las que se les añade, luego de preparado el té, un poco de orujo, una especie de aguardiente típico de esta población.

Son muchos los locales que ofrecen toda esta variedad y otros estilos culinarios, algunos bastante rurales y artesanales, otros de presteza internacional y de calidad de restaurante, que juntan en su menú lo mejor de Potes con ingredientes de otras zonas de España. Algunas de las recomendaciones más destacadas son el Restaurante el Oso, la Posada Cucayo y La Soldrería, junto a otros como Casa Ángel, Cideres, El Barucu, El Sitio del Valle, La Virona, La Ruina y Los Gallegos, entre muchas otras opciones.

Hoteles y posadas

Aunque se trata de un pueblo pequeño que, como ya hemos dicho, tiene una cantidad bastante baja de habitantes, podemos encontrar hoteles bastante lujosos y muy bien acondicionados, como el Hotel el Oso, Hotel el Infantado, el Balneario la Hermida, Hostal Remoña y la posada El Corcel de Liébana, que ofrecen desde piscina y centros de entretenimiento, hasta gimnasios y otros gustos para sus huéspedes.

Además de estos, podemos encontrar algunas zonas de apartamentos que se pueden alquilar, tanto para habitarlos de manera temporal, como para pasar solo un par de noches mientras vacacionamos. De igual forma, en localidades como el pueblo Mogrovejo, el Valle de Potes o el casco antiguo, podemos encontrar posadas rurales un poco menos lujosas, pero que ofrecen una experiencia bastante agradable en cuanto a hospedaje rural, sin perder nunca su calidad.

Diversión nocturna

Por supuesto, no podemos olvidarnos de los amantes de la vida nocturna, aquellas personas que, en cuanto se esconde el sol y comienza a oscurecer, ya van haciendo planes en busca de buenos momentos y un sano entretenimiento. Sin importar si preferimos bailar, ir de fiesta, presenciar las celebraciones típicas de la localidad o beber un par de copas o una cerveza, este pueblo tan encantador tiene varias opciones para deleitarnos.

Lo que sí debemos tener en cuenta es que, como se trata de un punto de turismo más bien del tipo rural o incluso histórico, no vamos a toparnos con discotecas ni pistas de bailes con luces, salas de billar o centros de entretenimiento. Esta no es la idea de la localidad, aunque en la empedrada de la calle principal de Potes se pueden encontrar algunos establecimientos pensados para una sana diversión a toda hora.

Comenzando por el paseo fluvial y sus exquisitas vistas a la Torra del infantado, se puede llegar hasta la entrada del primer establecimiento conocido como “Buenas Tardes”, que comunica con los populares “Punto G” y “5 comentarios”. Desde allí hacia el centro del municipio, se pueden encontrar otra gran variedad, entre los que destacan la famosa Whiskería o los ubicados en la calle Sol: “Pub Albert” y “Uvas”, ambos centros populares para las reuniones nocturnas.

Algunos se encuentran abiertos las 24 horas, mientras que otros se especializan literalmente en los momentos de la noche, por lo que solo abren sus puertas cuando se ven las estrellas en el cielo. Aun así, no se puede negar que no hay mejor momento para visitar no solo estos, sino otros establecimientos típicos del área, durante los días de las festividades que hemos mencionado anteriormente, pues el ambiente cambia por completo en base a la fiesta o fecha conmemorativa.

El turismo activo de la región

Por supuesto, si se tratase solo de ir a comer y dormir (cosa que a muchos les encanta), o salir nada más en la noche en busca de algún motivo para celebrar, prácticamente cualquier lugar sería ideal para nuestras vacaciones. Sin embargo, lo que hace única cada zona o localidad es aquello que solo se puede encontrar en dicha área, como los edificios culturales que ya hemos mencionado o cualquier establecimiento o actividad específica de la región.

En este caso ambas, actividades a realizar y lugares que visitar, van casi de la mano, pues en cada punto de parada de este maravilloso municipio se ubica, de manera estratégica, algún tipo de evento o diligencia turística, ya sea de carácter deportivo, social, artístico o histórico. Estos son los lugares más recomendados para visitar, donde sin duda encontraremos un gran entretenimiento, tanto para nosotros como para nuestra familia o pareja durante el viaje.

El Parque Nacional Picos de Europa

Sin duda alguna, decir que esta es la tercera reserva natural más visitada de España no es decir demasiado, ya que ello demuestra la gran afluencia de turistas y visitantes que suelen venir a dicho Parque Nacional, aunque bien en cierto que, debido a su muy amplia extensión, no solo por el municipio de Potes se puede llegar al mismo, por lo que no debemos imaginarnos tampoco que encontraremos un sin número de personas.

Sin embargo, aunque se trata de un espacio natural hermoso y muy basto, el hecho de ser una reserva protegida hace que simplemente pasear por el parque, en completa libertan o acampar en el mismo no sea una opción demasiado viable. Aun así, no debemos pensar que no podremos visitarlo, pues existen diversas empresas que realizan varias visitas turísticas guiadas a través de algunos puntos de su extensión, especialmente en las zonas altas para disfrutar de los miradores.

Además de esto, dentro de la capital de la comarca podemos encontrar algunos centros de visitantes, donde se realizan exposiciones, muestrarios de la flora y la fauna del parque, explicaciones y muchos otros métodos informativos, para que el turista pueda disfrutar de conocer cómo es la vida en el interior de Picos de Europa, lo que podemos encontrar entre su naturaleza y el incansable trabajo de los protectores del parque.

Desfiladero de la Hermida

Aunque no se puede catalogar que toda la longitud de este paso montañoso (con sus 21 kilómetros de largo aproximado) se encuentre dentro del municipio, lo cierto es que desde este punto se puede llegar hasta la entrada principal, donde se encuentra el equipo turístico especializado para este tipo de paseos. Aquí puedes encontrar algunas empresas turísticas que proporcionan las mejores rutas e incluso bicicletas para esta actividad.

Se trata del desfiladero más largo de todo el país, por lo que se debe tener en cuenta ciertos factores a la hora de decidir realizar la tura, como por ejemplo estar capacitado o quizá ser un senderista experimentado. Las vistas se describen simplemente como espectaculares, ya que algunas áreas rocosas pueden tener poco más de 600 metros de altura. Aunque las turas marcadas no pasan por lugares tan altos, se trata de un paseo no apto para personas con vértigo.

Sendas y paseos turísticos

Aparte de la magnífica pero desafiante caminata que representa el Desfiladero de la Hermida, con su increíble longitud y su enorme altura, este municipio cuenta con otras rutas bastante menos extremas, desde cortos paseos hasta vías montañosas que, siendo igual de retadoras, representan una atracción más acorde a los turistas que desean experimentar el senderismo o el ciclismo, ya sea por primera vez o como una actividad ocasional.

Al igual que en el caso anterior, es posible agendar un equipo turístico para la actividad de los senderos, a través de las varias empresas encargadas de dicha gestión, que proporcionarán los cascos, arneses, protectores y demás herramientas de seguridad. Podemos escoger, por ejemplo, rutas de subida vertical hacia la cumbre, con poca dificultad; cruzar el puente tibetano seguido de extraplomos e incluso una travesía de dificultad alta con pasos en libre y fuertes extraplomos.

El teleférico de Fuente Dé

Para quienes disfrutan de las alturas y quieren hacerlo de otra manera, o mejor dicho, viajando con otro estilo, existe la opción de tomar un teleférico que más que ser simplemente un medio de transporte, es una de las atracciones turísticas más visitadas de la localidad. Esto se debe a su longitud y extensión, así como a lo alto que se ven algunos puntos del viaje, donde podremos admirar el paisaje natural del desfiladero y las montañas, así como del municipio y sus alrededores.

De nuevo no apto para cardíacos, personas con problemas de vértigo o cualquiera que no se atreva a soñar desde lo alto, ya que se trata de un transporte que nos lleva por zonas donde podremos ver una caída de más de 800 metros de largo, hacia valles y planicies entre montañas. Este teleférico pasa además sobre varias rutas y senderos, por lo que podremos apreciar desde otro punto de vista por donde viajan los deportistas.

No se trata tan solo de la experiencia de subir a este transporte tan moderno, sino que al finalizar el recorrido, en el punto más alto donde se encuentra la parada, podremos tomar un descanso para admirar las vistas desde otra perspectiva, tomarnos un café, disfrutar de un rato de paz, calma y tranquilidad, conocer gente nueva o realizar el viaje de regreso ya sea de nuevo sobre el teleférico o emprendiendo una de las dos rutas de montaña que allí comienzan.

La casa del Oso

Una de las atracciones más divertidas de Potes, que a mucha gente le encanta por diversas razones, es este pequeño espacio de la comarca conocido como La casa del oso y todo lo que inspira al ser tan popular. No se trata de un zoológico, pero si es un establecimiento donde, aunque no encontraremos ningún oso en cautiverio, ya que se trata de una especie en peligro de extinción, se presenta la importante misión del cuidado de estos animales.

Inaugurada por la Fundación Oso Pardo de España, quienes han sido responsables del aumento de la población de este en el país, se trata de un recinto educativo y de entretenimiento, cuya visión radica en enseñar a todos los habitantes y turistas la importancia de dicho animal. Se trata no solo de un centro cultural, sino de una inmensa y hermosa exposición bastante variada de material de educación.

Aquí se pueden encontrar desde murales, pinturas, presentaciones gráficas, exposiciones y muchas otras actividades que se concentran en crear consciencia sobre el cuidado del medio ambiente, la fauna y hasta la flora. Se puede ingresar con total libertad, o agendar uno de los recorridos guiados a través del material explicativo, las estatuas y las representaciones taxonómicas, ideales para los niños.

Lee el artículo que tenemos de Paseo en barco hasta Somo

La torre del infantado

Gran parte de la cultura de Potes se basa en los recuerdos del pueblo, las pruebas de su historia y las diversas muestras de su pasado, como esta increíble torre de poco más de 21 metros de altura, que puede ser descrita como un pequeño castillo con almádenas; un fuerte de siglos de antigüedad que perteneció el su tiempo a don Tello. Se trata de un edificio que en una época anterior sirvió de cárcel e incluso de ayuntamiento para el municipio.

La historia que nos muestra en la actualidad, no solo a través de la infraestructura sino del planteamiento turístico, nos presenta la torre del infantado como un gran museo, donde se realizar recorridos y se exponen diversas obras de arte, arquitectura y, sobre todo, de gran importancia histórica para la comarca. Es posible incluso subir hasta el piso superior para admirar el paisaje a través de los miradores que se encuentran en su azotea.

No se trata solo de un centro de reunión, con una variada serie de formas de entretenimiento intelectual, sino que su importancia ha inspirado la construcción de posadas, restaurantes y otros edificios a sus alrededores, todos en homenaje a esta pieza arquitectónica de la cultura de Liébana. Incluso se puede encontrar un pequeño mercado con souvenirs, alimentos, bebidas y muchos otros insumos diferentes.

Deja un comentario