Desfiladero de la Hermida

Una zona natural tan maravillosa, que se ha ganado una inmensa popularidad como destino vacacional, debido a la organización y la temática que le dan los locales y las empresas turísticas como lugar de senderismo, deportes de escalada, barranquismo, paseo en kayak, una gastronomía impecable con ingredientes de altas montañas y una pureza indiscutible, entre muchos otros atractivos que sin duda llaman mucho la atención.

Se trata del desfiladero de mayor longitud de todo el territorio español, ubicado en la comunidad autónoma de Cantabria, con parte de su extensión recorriendo Asturias y pasando por pueblos y municipios maravillosos como Potes, Panes, Piñares y su homónimo, La Hermida. Con un recorrido largo de poco más de 21 kilómetros, se pueden presenciar desde impresionantes montañas y despeñaderos hasta valles profundos y surcos del rio Deva.

Lee el artículo que tenemos de Santander

Por supuesto, no hablaríamos de este lugar si no fuese porque cuenta con una gran cantidad de atracciones y actividades que los visitantes pueden realizar, desde la icónica senda mitológica del monte Hozarco (una de las montañas que componen este amplio territorio), hasta el hotel con balneario natural, que utiliza las aguas termales del rio y un servicio de primera clase, donde podremos tomar u baño y relajarnos por completo.

Son muchas cosas las que se deben conocer de este impresionante lugar, que se pueden ver con solo pasar en coche por la carretera A-8 que recorre gran parte del desfiladero, en la vía hacia otros poblados igualmente icónicos y maravillosos como Isla y los ya mencionados. Por ello, para quienes buscan información sobre si vale la pena realmente tomarse el viaje hasta La Hermida, hemos recopilado algunas de las más ideales de las actividades que podemos encontrar en su extensión.

Rutas y senderismo

De acuerdo a la información que ofrece el C.I.T. (Centro de Iniciativas Turísticas) que administra todo lo relacionado con los vacacionistas en esta área de Cantabria, la razón principal de los visitantes para llegar es disfrutar del deporte del senderismo, utilizando los trayectos marcados favoritos tanto de turistas como locales por igual. Se trata de una de las actividades más comunes en la época de vacaciones.

Gratis, divertido y fácil, sin duda alguna se trata del deporte con mayor número de practicantes en el mundo, ya que aunque no nos damos cuenta, el hecho de recorrer a pie uno de estos caminos, incluso los de dificultad inferior, representa la ejecución del senderismo. Por ello, es importante conocer los senderos más populares y atractivos, que ofrecen no solo vistas espectaculares al desfiladero, sino una experiencia que varía de acuerdo a nuestra disposición física y mental.

Ruta Agüeras – La Hermida

El camino más largo de todos, pero con una dificultad bastante baja, considerado fácil, se puede describir como una ruta sencilla para llegar hasta una de las entradas del desfiladero, pues esta ruta no está directamente en su interior, sino que nos lleva allí desde el pueblo de Agüeras, uno de los más cercanos y pintorescos de la zona. Algunos lo escogen como por representar un momento de relajación junto a su pareja o seres queridos.

Se trata de una travesía de 11 kilómetros a través de colinas bajas y extensiones sin casi accidente alguno en el terreno, donde podemos disfrutar de la naturaleza, observar las aves, oler las flores y sentir la paz que trae la brisa fresca de Cantabria. Sin embargo, el hecho de ser una ruta de entrada al desfiladero no significa que debamos ingresar obligatoriamente a pie por esta zona, simplemente que es un modo de hacerlo si tenemos tiempo y las ganas de andar un rato largo.

Hacia el mirador de Santa Catalina

La más famosa de todas las rutas, es la que nos lleva desde la zona de Linares, ubicado dentro e La Hermida, hasta un mirador que posee la que sin duda es descrita como la vista más asombrosa y vasta de esta extensión de terreno. Se trata de un trayecto bastante corto y muy fácil, de menos de 1.5 kilómetros en su totalidad, con pocas cuestas empinadas, colinas bajas y descensos bastante controlados.

Iniciando desde la hermosa Ermita de Santa Catalina, se abre un sendero conocido como la senda mitológica del monte Hozarco, en este camino hasta el mirador, adornada en algunos puntos del trayecto con esculturas, estatuillas y representaciones artificiales de diferentes tipos. Se trata de símbolos y seres típicos de la mitología cantábrica, tan comunes para los habitantes de la zona como lo serían para nosotros algunos personajes más famosos del cine.

En este camino, podremos ver esculturas de criaturas y seres como El Roblón, el Pecu Ave, el Ojáncano y su mujer, las hadas Anjanas, la bruja Guajona, el Musgoso, los Caballucos del diablillo, la Osa de Andara y muchos otros más. Culminando el recorrido, nos encontraremos en el mirador de Santa Catalina, una pequeña estructura de acero y hierro fundido, protegida por una barandilla, que se ubica en el filo de la parte más alta del monte Hozarco, a unos 800 metros de altura.

Ruta Urdón – Tresviso

Si tenemos en cuenta a los fanáticos de este deporte, que gustan del esfuerzo significativo de una senda de dificultad media, con una duración regular de al menos dos horas, la que sale desde la vertiente del rio Urdón es una de las favoritas, ya que es un canal que va ganando altura a la vera del rio, con una vista espectacular y una meta bastante curiosa, pues nos lleva hasta la pequeña comunidad de Tresviso, donde los turistas siempre son bien recibidos.

Subida al Cueto Agero

Desde la localidad de El Allende, remontando la ladera entre senderos engullidos por el espeso encinar, nos dirigimos hacia el vistoso canal del Agero, con un tramo de subida con una gran pendiente, pero no muy largo ni difícil de andar. Este nos da acceso a un collado desde el que coronar la cima del mítico Cueto Agero, un mirador con vistas hacia el sector de la Peña Ventosa, la Cordillera Cantábrica, los Picos de Europa y el desfiladero, en la zona de Lebeña son un deleite.

Subida al collado de Osina

Una de las rutas con los caminos menos marcados, empedrados y bastante empinados, por lo que podemos hacernos una idea de estar subiendo la montaña sin camino alguno, saliendo desde el balneario del que hablaremos más adelante y cruzando el rio Deva, por medio de la senda de Urdón – Tresviso. Se trata de una subida con una dificultad algo más elevada y una duración regular de más de tres horas, por lo que representa un gran reto para senderistas experimentados.

Senderos de mayor dificultad

La subida a la Braña de Los Tejos y la de Peña Ventosa, junto a La Pasada del Picayu, son otras rutas en las que aumentan el esfuerzo, duración y dificultad técnica en todos los casos. No obstante, para el practicante montañero, estos itinerarios ofrecen la posibilidad de conocer entornos únicos y singulares mediante, actividades estimulantes de auténtica aventura y un poco de preparación física.

Además de este tema también podría interesarte Paseo en barco hasta Somo

Práctica de escalada y otras actividades deportivas

Además de las rutas espectaculares, con vistas panorámicas de lo mejor de la naturaleza cantábrica, en compañía de la flora y la fauna local, existen varios servicios de turismo activo enfocados en el deporte, ya que es el tema de concentración de la administración turística de la localidad. Claro que, siendo el mayor desfiladero de la península hispánica, el tema recurrente del ejercicio respectivo da un enfoque bastante placentero.

Aunque no solo se trata de disfrutar del terreno abrupto del despeñadero, sino vivirlo a través de la práctica de ejercicios de escalada, Barranquismo y demás, disfrutando incluso de las corrientes del rio Deva a través de una travesía por sus aguas. Sin duda alguna, la gran organización e indumentaria que ofrecen a los vacacionistas, es la razón de que cada año más y más personas se unan a la experiencia de visitar este punto de la comunidad autónoma de Cantabria.

Escalada clásica en montaña

Como su nombre lo indica, se trata del trayecto de una ruta de senderismo, solo que un poco más extrema y empinada, donde se puede realizar no un calentamiento de trote o caminata, sino un verdadero esfuerzo en cuanto a la subida de las cuestas o la bajada por las pendientes. Es posible ingresar en estas sendas por cuenta propia, siempre teniendo en cuenta la seguridad, pero la principal recomendación es recurrir a las empresas turísticas de la zona.

Escalada de largos

Conocida en algunas zonas como escalada de pared, se trata ya de la subida o el descenso de forma vertical, utilizando cuerdas y cables de vida para primar la seguridad, pero sosteniendo la roca viva sin el uso de asideros artificiales, grapas ni clavos típicos en la subida de nivel deportivo. Esta es la práctica preferida por los escaladores y alpinistas experimentados, que vienen para agregar el despeñadero La Hermida a su colección personas de escalado.

La ejecución por largos tiene ciertos criterios para ser ejecutada, ya que no se puede subir una pared vertical de 200 metros, por ejemplo, de una sola vez, sin sufrir de agotamiento en el camino, por ello, se instalan cuerdas, asideros y escalas cada 40 o 50 metros, dependiendo del nivel de dificultad, para que los usuarios puedan tener puntos de referencia y descanso. Lo que no se puede olvidar, es el uso de la indumentaria y las herramientas de seguridad suministradas por las empresas a cargo de los puntos de escalada.

Escalada deportiva

En este punto, ya estamos hablando de algo mucho más organizado, recurriendo no a las rutas naturales como despeñaderos y descensos abruptos que ofrece el desfiladero, sino a zonas acondicionadas por los administradores turísticos, donde se ubican de forma estratégica cuerdas (parecido a la subida o bajada de largos pero de una sola escala), cables de vida, grapas y clavos, para sujetarnos durante la práctica.

En otros puntos, se utilizan paredes artificiales con asideros construidos en cemento, acondicionados para ser sujetados sin lastimar al deportista, con el fin principalmente de practicar antes de una ruta de largos o de vivir la experiencia, en el caso de ser principiantes en este deporte, para prepararnos. Quienes buscan lo mejor de la escalada, pero teniendo poniendo en primer lugar la seguridad, especialmente para los miembros menores de la familia, encontrarán aquí la actividad perfecta.

Barranquismo

Al contrario que los anteriores, la idea de este deporte de aventura, considerado como extremo para algunos que no cumplen con los estándares de seguridad reglamentarios, es trazar una ruta en descenso de nivel específica, que pasa por pozas de agua, barrancos, cañones, zonas con vegetación, espacios abiertos, sitios boscosos y húmedos, así como cualquier variación que el terreno pueda ofrecer como obstáculo.

Se trata de una actividad en la que, siguiendo el trayecto mencionado, los deportistas van pasando de un obstáculo a otro, salvando los mismos, bajando pendientes, saltando en pozas de agua, nadando e incluso utilizando una cuerda a modo de rapel, con el fin de llegar a la meta especificada. En el desfiladero, existen algunas rutas marcadas que abren su paso a los turistas en ciertas épocas del año, debido al caudal del rio, la temperatura, la humedad y otras variantes.

Lo mejor, si queremos ir a realizar este tipo de actividad, es informarnos con antelación de los trayectos disponibles durante el momento de nuestras vacaciones, a través de las redes sociales o los sitios web que la administración turística de Cantabria ofrece como comunicación. Es importante tener en cuenta que, no solo no es posible realizar este deporte por vía libre, sino que es necesario reservar cupo con las empresas encargadas de suministrar, como en el caso de la escalada, las herramientas y protecciones adecuadas.

Descenso en canoa y Rafting

Estamos hablando de un desfiladero, creado de manera natural, por el paso de la corriente de un río muy antiguo, por lo que era de esperarse encontrar algún deporte, diligencia o actividad que nos lleve a zonas de agua donde podamos ingresar. Cabe recordar que hay puntos donde el acceso se hace imposible incluso para los habitantes y residentes de la zona, por lo que debemos informarnos sobre a dónde ir para conseguir el transporte y el equipo.

La canoa, parecida a un kayak pero más amplia, es una pequeña embarcación con dos plazas, donde los usuarios pueden viajar a través de las corrientes tranquilas del Deva, pasando por algunas zonas de rápidos y pequeñas pozas, de acuerdo con la dificultad del trayecto escogido. Lo mismo en el caso del Rafting, donde se utiliza una embarcación inflable con espacio para hasta 10 personas, que deben controlar el bote en todo momento mediante el trabajo en equipo; sin duda un deporte genial para la familia.

Sugerimos leer este artículo sobre Senda mitológica del monte Hozarco

Rutas a caballo

La naturaleza no es solo el paisaje, las montañas, la roca, las plantas y el disfrute del rio, sino también el contacto con los animales y las actividades que podemos realizar con ellos, siempre que estos sean domesticados. En este caso, hablamos de montar a caballo, una idea genial como forma de visitar algunos de los senderos de La Hermida, especialmente escogidos por las empresas turísticas para esta actividad.

Aunque se puede reservar con antelación, como en los casos anteriores, hay varias granjas que podemos encontrar a lo largo del pueblo que se encuentra en el área, donde encontraremos empresas que alquilan los animales a personas experimentadas, o en caso contrario, si no somos muy buenos controlando al equino, podemos contratar una visita guiada, que ofrece la ayuda de un guía que lleve las riendas del caballo; así los niños podrán disfrutar y aprender sobre este deporte maravilloso.

¿Qué podemos encontrar en el desfiladero?

Por supuesto, si todo fuese caminar, escalar, correr o remar, solo una parte del público vacacionista optaría por viajar a este lugar tan increíble, pero el hecho de que tanta gente considere a La Hermida tan como una zona tan popular, se debe a que hay otras actividades o establecimientos que podemos encontrar en la extensión del desfiladero, ofrecidas por los locales para el disfrute de los turistas.

Así como hay empresas encargadas de las rutas de senderismo, la protección y la organización de la escalada, el préstamo de los equipos para la vía Ferrata o la zambullida en canoa, incluso los encargados del cuidado y mantenimiento de los caballos, también nos encontramos con otras que, debido a la afluencia turística, dedican sus esfuerzos a aportar otra clase de placeres, desde alojamiento hasta el fervor religioso.

La popular Vía Ferrata

Para quien no sabe de lo que hablamos, una vía Ferrata es un itinerario de escalada bastante particular, de modo tanto horizontal como vertical, que se vale de la instalación de equipo como cuerdas, puentes, cables de vida (sujetos de un punto al siguiente de la ruta para mantenernos atados y seguros) barandillas, e incluso tirolinas, pasamanos, presas, grapas y clavos, para asegurar la vida e integridad de los practicantes.

Aunque la zona clásica de vía Ferrata se encuentra en los Alpes italianos, el desfiladero de la Hermida cuenta con un par de rutas donde realizar esta actividad tan particular, en la que los practicantes se valen, de manera organizada y siempre bajo la vigilancia experta, de todos los instrumentos, herramientas y medios de seguridad antes mencionados, para desplazarse por zonas de un sendero especificado donde, de otro modo, sería casi imposible de recorrer.

Es tanta la fama y popularidad de estas vías de Cantabria, que podemos encontrar mucha información sobre ellas en redes sociales y otros medios de comunicación; además, se debe tener en cuenta que, debido a la afluencia de visitantes que quieren experimentar el vértigo de cruzar los puentes tibetanos de más de 100 metros de altura y otros puntos de esta ruta, que se puede reservar cupo de forma anticipada a través de los sitios web de las empresas de turismo cantábrico.

Pozas termales del Deva

Aunque parece salido de un cuento de hadas, algunas zonas del rio Deva pasan por geiseres naturales que calientan el agua hasta los 60° C, por lo que se puede disfrutar de un delicioso baño caliente, siempre que controlemos la temperatura. Del mismo modo, en la zona se pueden encontrar un Hotel con balneario del que hablaremos luego, pero por ahora nos concentraremos en estas aguas.

Junto al puente que lleva hasta dicho Hotel, pasa una vertiente del rio Deva con la temperatura antes mencionada, donde los locales suelen acumular rocas y piedras, cuando la corriente se reduce, para formar unas pozas que, dependiendo de la distancia en cuanto a la salida del agua, pueden variar en temperaturas desde templada o fresca, pasando por tibia hasta una en verdad caliente, en la que podemos relajar los músculos tras una escalada o la visita a otra de las atracciones del desfiladero.

Iglesia de Santa María de Lebeña

Quizá suene un poco extraño encontrarnos con una iglesia en medio de un lugar como el que describimos, pero debemos tener en cuenta que, dado el terreno tan regular en algunos puntos, sobre todo en lo alto de las montañas, aquí se encuentra ubicado un pueblo donde podemos encontrar incluso un hotel, por lo que no debe sorprendernos encontrar un edificio con una infraestructura antigua tan maravillosa.

Se trata de una pequeña iglesia que realmente vale la pena admirar, ya que muestra todos los signos de la arquitectura pre romántica, al estilo Mozárabe, que nos cuenta la historia del pasado de Cantabria. En la misma estructura, se pueden ver las soluciones de restauración realizadas luego del Romanticismo, como los pilares del núcleo cuadrados y las columnas adosadas, que hablan sobre la importancia de este monumento y el por qué se ha mantenido en pie tantos años.

Hotel y Balneario La Hermida y los lujos para el visitante

Por supuesto, como hemos dicho, el pueblo y su administración han aprovechado la creciente ola de turismo de la zona, ofertando a los visitantes con la posibilidad de pasar la noche en un hotel que, más que ser solo un establecimiento para dormir, posee todo lo necesario para que la estadía sea una verdadera maravilla. Lleva ya un tiempo en funcionamiento, evolucionando con el paso de los años para ser cada día más recomendable.

No solo cuenta con su propio servicio de gastronomía espectacular, con lo mejor en platillos culinarios locales y típicos de la zona, combinados con ingredientes y recetas internacionales, sino que lo que más destaca del edificio es su balneario, completamente acondicionado para disfrutar de las naturales y deliciosas aguas termales del rio Deva. Una experiencia que no se puede dejar pasar, con servicio completo para el disfrute de un relajante baño caliente.

El turismo en los alrededores

Aunque, como hemos visto, hay un gran número de diligencias de entretenimiento que podemos realizar en este amplio, fantástico y extenso filo montañoso, lo cierto es que muchas veces, al querer hacer o ver todo lo posible, debemos pasar un par de días cerca de la zona. Esto significa que no solo vamos a buscar la diversión que nos ofrece el turismo del desfiladero, sino que dependemos de otros medios, lugares y establecimientos para completar la travesía.

Por ello, si queremos unas vacaciones o un buen fin de semana disfrutando del deporte y la naturaleza, dos de las razones más apropiadas para visitar esta área de Cantabria, debemos conocer un poco más sobre lo que podemos encontrar, no solo en el desfiladero en sí, sino en sus alrededores. Aquí podemos encontrar algunos pueblos o municipios igualmente turísticos, que se han ganado su propia reputación por lodo lo que pueden ofrecer a los visitantes.

Pueblo la Hermida

Ya hemos hablado de este lugar, que recorre gran parte de la extensión del desfiladero, donde podemos encontrar algunos establecimientos de ayuda al turista, empresas con este fin económico, casas donde habitan los locales, algunos sitios para probar algo de la gastronomía típica de la zona y demás. Aunque en sí mismo no posee tantos recursos atractivos, recorrerlo siempre nos da una idea del modo de vida tan pintoresco en Cantabria.

Municipio de Potes (a 14 kilómetros)

Para muchos, la mejor opción en cuanto a entretenimiento y otros locales, donde podemos encontrar edificios simbólicos como la Torre del Infantado, la infraestructura dela Villa de Potes, el teleférico de Fuente de Fe, la Casa del Oso y el Museo del Infantado. Además, aquí podemos optar por los mejores establecimientos de comida, donde se recomienda probar platillos como el Quesuco y los Embutidos de Liébana, el Canónigo y el Té del puerto.

Lee este artículo interesante de Biarritz

Pueblo de Panes (a 15 kilómetros)

Hacia el lado contrario del municipio anterior, en la región de Asturias, donde también podemos encontrar entradas hacia el desfiladero, se encuentra este agradable pueblo rural, con un casco histórico muy bien conservado, edificios de época y diferentes establecimientos y actividades ideales para los visitantes. Aquí podemos ingresar al Museo de Bolos, la iglesia de San Román o celebrar la festividad conocida como el Certamen del queso.

Bejes y Linares

Otras dos pequeñas, pintorescas y muy agradables comarcas de época, donde se puede ver el contraste entre la civilización y la naturaleza, junto a otro que marca la diferencia entre lo presente y lo pasado, gracias a la conservación de la infraestructura local. La gastronomía también está marcada por la importancia de los quesos de la zona, por lo que podremos disfrutar de muchos platillos con este ingrediente, de tanto de origen de res, como de oveja y cabra.

Deja un comentario