Biarritz

Biarritz

Ciertamente en el mundo hay lugares que son conocidos, ya sea por su historia, su cultura, algún acontecimiento específico, un fenómeno misterioso e inexplicable o simplemente por su belleza y esplendor, lo que los hace atractivos turísticos increíbles para una cantidad creciente de viajeros. Por ello, aunque en el pasado eran prácticamente pueblos rurales, zonas de ganadería o municipios urbanos comunes, sufren un cambio con el paso de los años.

Biarritz

Esto se debe a que necesitan adaptar sus servicios a las maravillas de su entorno, o a la simple casualidad de que, tras descubrir un punto de interés natural, construir algún edificio, establecimiento o zona de ocio y esparcimiento, este se vuelve tan popular que la gente no deja de venir, no solo de las regiones de los alrededores sino que, con la llegada de la era moderna y los medios de comunicación, personas de otros países esperan visitar el lugar.

También te recomendamos Paseo en barco hasta Somo

Esto es exactamente el caso de la famosa ciudad de Biarritz, ubicado en Francia junto a la Costa Vasca, muy cerca de la frontera con España, por lo que se puede llegar desde muchas localizaciones, como la comunidad autónoma de Cantabria o Bilbao en el País Vasco, ayudando a aumentar la creciente afluencia de turistas y vacacionistas que desean disfrutar de sus playas, centros de entretenimiento, patrimonios culturales y naturales, entre otras cosas.

Lo que ocurre con esta zona, que la convierte en un destino tan espectacular, es que se pueden encontrar un número increíble de actividades para llevar a cabo, desde la práctica de distintos deportes, especialmente los acuáticos, el senderismo, las visitas guiadas y el contacto con la naturaleza, hasta el disfrute de la gastronomía francesa, con influencia española y vasca, así como la visita al Casino y otros establecimientos que veremos a continuación.

Entretenimiento, ocio y turismo activo en la ciudad

Aunque hay personas a las que les gusta caminar, sentarse a conversar, tomar fotografías y relajarse en un lugar tranquilo, otras son fanáticas del movimiento, las actividades que proponen un cierto nivel de esfuerzo a nuestro cuerpo, los deportes, las apuestas o los eventos culturales, que van desde acudir a un recital, una exposición o ver una película o una obra de teatro, hasta visitar un museo interactivo y especial.

Aquí es donde entra la magia del turismo, dando a conocer todo lo que ofrece una localidad tan popular como esta ciudad francesa, para satisfacer las exigencias y necesidades de ocio y diversión de los vacacionistas. Lo más increíble de Biarritz sin duda alguna, como hemos dicho al principio, es la gran variedad de su itinerario, por lo que nunca está demás conocer todas las opciones activas que nos encontraremos si decidimos dar una vuelta por esta comunidad.

Las actividades acuáticas

Es increíble la capacidad que tiene una localidad para aprovechar sus atracciones naturales, siendo la costa una de las más llamativas de este lugar, con unas playas increíbles de las que hablaremos más adelante. Aun así, este apartado está dedicado a todo lo que las empresas de turismo nos ofrecen en ellas, como los deportes de agua de diversos tipos, ya sea que tengamos a mano el equipo adecuado para efectuarlos o no.

El más destacado es el buceo, ya que Biarritz cuenta con diferentes  organizaciones destinadas a esta diligencia, que nos pueden facilitar desde unas simples gafas para disfrutar del leco marino, hasta las herramientas completas para sumergirnos en alta mar, incluyendo los botes que podemos alquilar, con piloto incluido, por supuesto, ya que difícilmente nos permitan manejarlos si no poseemos la experiencia y documentación adecuada.

Aun así, si preferimos quedarnos en la zona de baja profundidad de la bahía, tomando el sol recostados en una hamaca, una silla de playa o a la sombra de un toldo, que igualmente podemos alquilar en la localidad, es posible dirigirnos a los puntos ambientados en los deportes acuáticos, donde encontraremos lugares adaptados para jugar voleibol, construir castillos de arena o practicar nuestras habilidades de surf.

Acuario de Biarritz

Siguiendo con la temática del agua, si somos fanáticos de la fauna de estos ecosistemas, pero no queremos ir muy lejos en el mar para admirar los peces y otros animales de la zona, bien podemos visitar el acuario, que cuenta no solo con especímenes comunes de la costa Vasca, sino con muchos otros traídos a sus instalaciones desde diferentes puntos de Europa e incluso de distintos países de otros continentes.

Lo más interesante de este lugar de diversión, entretenimiento y educación, son las alas ambientadas en cada uno de los tipos de animales acuáticos, desde moluscos y peces hasta cetáceos y demás. Dependiendo del momento en que ingresamos, también podemos disfrutar de exposiciones interactivas, eventos y algunos espectáculos, en los que los cuidadores nos enseñan las habilidades y capacidades de sus adorables criaturas.

Hipódromo de los Fleurs

Aunque en muchos países se ha prohibido cualquier tipo de actividad de apuestas, aquí podemos disfrutar de la competición de las carreras de caballos, llevadas a cabo por especialistas en equitación de la localidad. De igual forma, en ocasiones tienen lugar algunos eventos importantes, donde los mejores competidores de muchos lugares de Europa, así como los equinos más finos y elegantes, muestran sus habilidades para el deleite del público.

Gracias a su extensa pista de poco más de 800 metros de largo, la administración y la ambientación tan maravillosa del mantenimiento del hipódromo, podremos sentir que nos encontramos presenciando las competencias más impresionantes, mientras tomamos un tentempié o visitamos la tienda en el interior de sus instalaciones, donde no solo podremos realizar alguna que otra apuesta, sino comprar souvenirs de dicha temática.

Sugerimos leer este artículo sobre Desfiladero de la Hermida

Casino de Biarritz

Bajo la misma línea de la que hablamos hace un momento, muchas veces los juegos lúdicos y de azar son objeto de prohibiciones, debido a que algunas personas pueden sufrir de una terrible adicción a estos. Pero en las salas de juego del casino municipal no solo podremos disfrutar de esta actividad, siempre con moderación, sino de increíble arquitectura que nos muestra su diseño, al estilo de los más icónicos de Miami Beach.

Si no somos de los apostadores, o no podemos darnos el lujo de intentar ganar algo a costa de la economía de la que disponemos, las instalaciones no solo cuentan con las diferentes modalidades de su sala de juegos, sino que en el interior cuenta con un teatro, donde podremos presenciar algunas obras de lo más maravillosas, así como una piscina, cuyo boleto de entrada podemos adquirir en las oficinas del edificio.

Golf de Biarritz – Le Phare

Ingresando a uno de los campos más antiguos de toda la costa Vasca, nos encontramos con Le Phere, que se traduce directamente como El Faro, un establecimiento para disfrutar del tranquilo y ameno deporte del golf. Cuenta con todo lo necesario, además de las diferentes pistas donde jugar cada hoyo o partida, hasta los vehículos singulares utilizados en esta competición, junto al resto del equipo como los palos de golf y demás.

Sin embargo, aunque Le Phere es el campo más destacado para la práctica de los golfistas, no es el único que podemos encontrar en Biarritz, pues hay otros distintos que, aunque no tan impresionantes, sí que ofrecen un servicio igualmente de primera categoría. Algunos están ambientados de manera más simplista, para la audiencia que no está realmente experimentada en este deporte, mientras que otros son están adaptados para los niños.

Museos que visitar

Aquí podemos hacer un punto aparte, ya que quienes disfrutan de las visitas guiadas con motivos de aprendizaje, las diversas temáticas de historia y cultura, al igual que la educación interactiva, encontrarán en esta zona parte de sus grandes fantasías. Esto viene gracias a la gran cantidad de eventos de este tipo que podemos encontrar en la localidad, destacando los museos como los más amenos y entretenidos.

Biarritz cuenta con varias exposiciones, como la de temática acuática que podemos encontrar en el acuario, o las de la iglesia ortodoxa y otras de este estilo, pero son cinco los que se llevan el premio a los más recomendados, hablamos del Musée de la Mer, Museo del Chocolate de Biarritz, Museo Asiático, el Museo Olímpico y el Museo de Historia, que nos brindarán largas horas de recorridos ideales tanto para niños como adultos.

Salas de espectáculos

Otra cosa de la que podemos disfrutar en nuestro tiempo libre son los diversos actos que acontecen en los salones de espectáculo de la ciudad, en los que podremos presenciar musicales, eventos culturales, obras de teatro, conciertos de distintos géneros musicales, orquestas, ensambles sinfónicos, exposiciones y hasta sesiones de comedia, donde los artistas nos ofrecen un rato de risas, alegría y buenos momentos.

Para ello, no tendremos más que ingresar a una de estas maravillosas salas, siendo las más destacadas las de Gare du Midi, L’Atabal, La Halle Iraty y Le Colisee, cuyos nombres pueden ser un poco complejos pero muy conocidos en la región. Otra de carácter un poco diferente, ya que está ambientada con motivos deportivos y dedicada a eventos de este tipo es el Parque de Deportes de Aguiléra, que cuenta con su propio estadio de rugby, cancha de tenis y diferentes terrenos de entrenamiento.

Los lugares más increíbles para visitar en la localidad

A veces un descanso no requiere de buscar una cama donde dormir, tan siquiera un techo que cubra nuestra cabeza, sino de cambiar de ambiente, enfocando nuestra visita no a las actividades que podemos realizar, sino a lo que podemos observar a nuestro alrededor, dejando siempre huella en nuestra memoria, convirtiéndose en un recuerdo inolvidable, que se funde con las maravillas de la localidad.

En este caso, la cuidad turística más occidental de Francia no se queda atrás, ya que su patrimonio es bastante extenso, su historia rica y bien cuidada, al igual que su cultura, cultivada a lo largo de generaciones, para dar como resultado la conservación de los sitios más icónicos de la región. Estos no solo llaman siempre la atención de los visitantes, sino que por sí mismos, constituyen una de las razones por las que muchos escogen Biarritz como el destino de su viaje de temporada.

Además de este tema también podría interesarte Potes

Faro de Biarritz

Siendo uno de los símbolos históricos de esta ciudad, construido en el año de 1874 y aún funcional, este faro se encuentra en una posición privilegiada por encima de un montículo rocoso, lo que añade altura a los 74 metros que mide su infraestructura, aunque para llegar a la cima hay que subir casi 250 escalones. Sin embargo, las vistas que ofrece hacen que valga la pena el esfuerzo, gracias al espectacular panorama de sus alrededores.

Palacete del Palais

Esta impresionante edificación cuenta una de las historias más interesantes de la ciudad, por lo que se le considera uno de sus monumentos más prestigiosos, a pesar de no ser el original, pues fue reconstruido a principios del siglo pasado, luego de que un incendio los destruyese prácticamente por completo en el año de 1903, tras ser vendido al Banco de la Unión de París, luego de pertenecer a Napoleón III y su esposa la emperatriz Eugenia.

En la actualidad funciona como el hotel más prestigioso de la zona, incluso catalogado como uno de los mejores de la costa Vasca, tanto por sus servicios de primera categoría como por la experiencia de alojarse en su infraestructura, teniendo en cuenta su historia particular. En cuanto a la arquitectura, nos enseña lo mejor del pasado, pues la reconstrucción, sobre los restos del edificio original, es una réplica realmente óptima del anterior.

Lago de Mouriscot

El hecho de ubicarnos en una ciudad urbana, cuyo crecimiento va en ascenso debido a la creciente marea de turistas de los últimos años, no significa que debamos olvidarnos de las áreas donde la naturaleza es la principal protagonista. De esta forma se presenta el recinto que, aunque tiene por nombre Lago de Mouriscot, no es solo el hermoso estanque natural en su centro lo que llama la atención de los visitantes.

Poco a poco este espacio se ha ido adaptando a sus alrededores, demostrando que la arquitectura de la civilización, con sus edificios y calles, puede llevarse de la mano con un ambiente de aire fresco, vegetación boscosa y vida silvestre tan abundante. Entre sus instalaciones se cuentan un hermoso acceso para el público, bancos y mesas para descansar y tomar una merienda, así como una zona de actividades acuáticas, con botes a pedal para un paseo por el lago.

La Roca de la Virgen (Rocher de la Vierge)

Según una de las leyendas más conocidas de la región, una noche hace muchos años, algunos pescadores locales fueron sorprendidos por una tormenta, pero se salvaron milagrosamente del inminente naufragio. Como recordatorio, construyeron una hermosa estatua con forma de la virgen en un islote junto a la costa, el cual hoy en día representa uno de los monumentos más visitados de la ciudad y conocido como la Roca de la Virgen.

El puerto de los pescadores

Para presenciar la vida en Biarritz antes de la llegada del turismo, no hace falta más que visitar el puerto donde se realizan las actividades pesqueras hoy en día, que muestra la cara de la ciudad que se dedica a esta actividad. Además, aquí podemos encontrar algunos de los mejores establecimientos de comida del mar, donde disfrutar de platillos elaborados con pescados y mariscos realmente frescos, recién llegados al puerto.

Las playas de la costa Vasca de la región

No se puede negar que, ya sea porque las vacaciones suelen caer en pleno verano, porque nos gusta la combinación de sol y agua, o quizá porque somos fanáticos de broncearnos, lo cierto es que en muchas ocasiones escogemos un destino por sus playas, pues ya sea que pasemos un día o incluso un par de semanas en el lugar, queremos visitar la costa tanto como nos sea posible, recibir la brisa fresca, el agradable calor de la bahía y bañarnos en sus aguas cristalinas.

Uno de los puntos positivos de esta famosa costa, que ingresa al territorio de la cuidad de Biarritz, es que los locales siempre mantienen la idea de que, sin importar la temporada del año, se debe cuidar de este ecosistema para mantenerlo limpio, especialmente si una gran parte de los ingresos económicos de la localidad dependen del turismo, por lo que deben convertirse en uno de los atractivos más cotizados de la región para entrar entre estas, las mejores y más recomendadas.

Gran playa de Biarritz

La más impresionante de las salidas costeras de la comunidad, la llamada Grande Plage ofrece acceso directo al Océano Atlántico y sus famosas olas, además de ser una de las de mayor extensión, que va de norte a sur de la bahía, entre el Hotel du Palais y Bellevue. Por esta razón, suele estar bastante llena de turistas durante las temporadas altas, especialmente en verano, la época preferida de muchos para nadar en sus aguas.

Esto también se debe a la gran cantidad de ofertas que podemos encontrar en sus alrededores, que van desde tiendas, cafeterías y restaurantes, así como un club de playa para niños hasta una escuela de surf con alquiler y venta de tablas. Tiene un acceso a la zona de rocas que, por razones de seguridad, está prohibido, al igual que su cercanía durante el tiempo de mareas altas, pues el oleaje puede ser bastante intenso.

Playa de La côte des Basques

Aquí es donde podemos encontrar una mayor cantidad de opciones, en cuanto a los deportes acuáticos y su práctica se refiere, en especial el windsurf, que requiere de cierta experiencia para poder llevarse a cabo. Sin embargo, es posible participar de los cursos de aprendizaje de este deporte, al igual que de otros menos complejos como el voleibol de playa y el submarinismo en aguas poco profundas.

Playa del Miramar

La preferida de los que buscan la compañía de la bahía durante la noche, pues en esta zona están permitidas las acampadas, las actividades nocturnas al aire libre e incluso el encendido de fogatas de forma controlada. Durante las temporadas altas, se puede disfrutar aquí de diferentes eventos, como conciertos, actividades culturales, exposiciones y diferentes variedades de ocio y diversión familiar.

Playa Marbella

Muchos la confunden con la cuidad española que lleva el mismo nombre, ya que la misma es conocida por ser el balneario de Costa del Sol, algo que comparte con esta playa, pues en ella podemos encontrar hoteles con balnearios y unas vistas impresionantes al mar. Sus aguas son realmente tranquilas, pues está rodeada de algunos rompeolas, lo que hace que la profundidad de la bahía sea bastante baja.

Otras playas de Biarritz

Aunque las anteriores son las más populares y mencionadas, lo cierto es que hay que hacer un paréntesis a las tres restantes, ya que a pesar de no ofrecer tantas actividades, su tranquilidad se vuelve un punto positivo para los que buscan respirar un ambiente de paz en la costa. Por ello, algunos las destacan como las mejores para pasar un momento agradable, ya sea solo, en pareja o acompañado de nuestra familia.

Se trata de la playa de Port-Vieux, que hace alusión al puerto de los pescadores que mencionamos anteriormente, las de Ilbaritz y Milady, otras opciones donde el arte culinario no viene en paquetes de grandes restaurantes, sino de establecimientos que, aunque son más sencillos y económicos, muestran la mejor cara de la gastronomía típica de la zona, con ofertas realmente deliciosas para comer y beber.

Establecimientos gastronómicos y Hospedaje

Ningún recorrido se puede dar por finalizado sin probar algo del arte culinaria local, ya sea mediante un almuerzo completo, una cena ligera o una merienda deliciosa, esto incluye, por supuesto, los cocteles y bebidas de los fanáticos de la vida nocturna. Del mismo modo, si decidimos quedarnos un par de días, es necesario conocer la oferta de hoteles, posadas y alquileres que podemos elegir para pasar una nuche increíble, atendidos por el mejor servicio.

Los platos típicos y dónde comer

Es un hecho que lo más fresco que podemos encontrar en esta ciudad son los ingredientes del mar, como los pescados (especialmente la trucha y la merluza), crustáceos y moluscos, entre los que destacan los calamares y chipirones. Sin embargo, algo que representa a Biarritz es su selección de carnes y vegetales, traídos de otros puntos de Francia, España, el País Vasco y diferentes lugares de Europa.

La gastronomía es singular y abundante, con platillos típicos de carne como el cordero de los Pirineos, el jamón de Bayona, la Chistorra y el Kintoa, preparada con cerdo vasco. En cuanto al pescado, lo más popular es La merluza koskera , con espárragos, guisantes, almejas, vino blanco y pimiento de Espelette (una especia local de alta calidad). Otras opciones son el Ardi Gasna, un plato de queso de oveja con mermelada de cereza negra; el Axoa, el Marmitako o la espectacular Piperrada.

Las opciones en cuanto a establecimientos son muy variadas, por lo que si queremos probar todas estas recetas y más, es posible que tengamos que pasar por unos cuantos, destacando los más recomendados. Entre ellos se encuentran el Restaurant Chez Marco, Le Bistrot Gourmet, Manatee, Chez Scott, Le CAB, Txango, Chez Gaby Biarritz, L’Entre Deux, Le Humade, Le O2 Verdun, Los Rosiers y la pizzería CIBO, además del restaurante del impresionante Hotel du Palais.

Hoteles y otros locales donde pernoctar

Si bien es cierto que acabamos de mencionar la opción número uno, el Hotel du Palais, este también es el preferido de muchos otros visitantes, por lo que a veces es imposible reservar una habitación. Sin embargo, esto no debe significar que no vamos a conseguir un servicio de primera clase, pues la oferta de hospedaje en esta localidad puede llegar a sorprender.

Si buscamos información en sitios web de la comunidad, nos encontraremos con que pese a su tamaño, aquí convergen decenas de hoteles y posadas, siendo las más recomendadas la Premiere Classe Biarritz, Hotel Le Windsor, Hotel Florida, Best Western Kemaris, Hotel Campanile, Cosmopolitain, Radisson Blue, Grand Tonic, Hotel Au Bon Coin, y Les Alizes, así como algunas posadas rurales en la villa saliendo de la comunidad.

No te pierdas este artículo Visita al parque de Cabárceno

Discoteca y Club nocturno

Para finalizar, el entretenimiento nunca se detiene, ni siquiera en las horas de la noche, cuando la mayoría de los turistas duermen, pero una parte de los mismos sale en busca de más diversión, de la mano de establecimientos como Le Caveau, La Copa, Carré Coast, Sonotone 2.0 y las discotecas del Casino, Le Bakoua y La Pompe, donde el ambiente de fiesta y baile comienza cuando se oculta el sol, hasta el amanecer.

Otra opción muy popular, aunque algo más privada es la reserva en uno de los tres clubes de la localidad, famosos por ser de carácter internacional, por lo que no solo los encontraremos en Biarritz sino en otros destinos turísticos; son el Club Duplex, Dejavú y el Play Boy Club. Si la idea de pasar una noche de celebración nos lleva al aire libre, tendremos que pasar por algunas de las playas, donde a veces los eventos como conciertos, fiestas y demás van hasta el día siguiente.

Aquellos a los que les gusta tomar una cerveza, una copa o cualquier otra bebida, siempre con moderación, tienen también sus establecimientos recomendados, como el Blue Radisson o el Café Miguel, famoso por su coctelería experta a base de ron. Para los amantes del mojito, lo mejor es tomar algo en Blue Cargo, cerca de la playa Ilbiarritz, en una hermosa villa junto a las afueras de la ciudad.

Deja un comentario